MEDUSAS

 

Proliferaciones masivas de medusas y otros organismos gelatinosos del plancton.

Hacia los años setenta y ochenta se comienza a prestar atención a los fenómenos de las proliferaciones masivas de medusas. Es en 1980 cuando se toma conciencia verdaderamente, a raíz del desastre ecológico del Mar Negro, la introducción del ctenóforo Mnemiopsis leidyi. Por fin, esto sirvió para plantearse la forma de abordar el problema y dejó de considerarse a los blooms de organismos gelatinosos como un problema sino como un síntoma de los problemas ambientales como la eutrofización, asociada a fenómenos de sobrepesca, modificación de hábitats, introducción de especies invasoras y al cambio climático, siendo por tanto un reflejo más del cambio global.

A partir de la década de los 80s, es un proceso que ha ido poco a poco a más. Al principio comenzó siendo un problema localizado en mares y/o zonas cerradas (mar Adriático, mar Egeo, fiordos, Mar Menor, etc). En la actualidad ya es un problema que ha alcanzado a la totalidad del Mediterráneo.

Son variadas las hipótesis que pueden explicar este fenómeno, y en realidad son varias las que actúan conjuntamente. Ante un aumento generalizado de la contaminación orgánica y la eutrofización que hace que se dispare la producción primaria, aparecen los organismos mejor adaptados para explotar este recurso. A esto, sin lugar a dudas debemos añadir el descenso por sobrepesca de las especies planctófagas que competían con las medusas por el alimento. El resultado es un incremento masivo de estos organismos gelatinosos.

 

 

Estado actual